X

The Memoriae Project / 2018-2022


I

El Teatro

   

 

Como cosas perecederas, es razonable que nosotros, si queremos exponer de modo duradero lo eterno de todas las cosas, les encontremos lugares eternos.

Giulio Camillo. 1480- 1544

 

 

¿Podría el teatro del mundo antiguo considerarse el "origen" primigenio de aquello que denominamos Fotografía?  

El teatro se revela dentro de este proyecto como un precursor ideológico de la Fotografía, generando la producción y reproducción de imágenes desde un aparato estético -término acuñado por Jean Louis Déotte-, y que en este caso se utiliza para ser representado por medio del escenario teatral. Dicho "aparato"posibilita una mediación sensible entre el hombre y el mundo, y genera una cierta visión de "lo real" dentro de las prácticas sociales determinadas por una cultura, y en un periodo específico de su historia. Si los aparatos son importantes en la historia, es debido a que, como sugiere Vilem Flusser, instauran un nivel de conciencia nuevo, y son indispensables para que imaginemos.

 

En ese sentido, este proyecto posibilitará la comprensión del teatro específicamente bajo dos visiones primigenias singulares y aparentemente opuestas. En primer lugar, encontramos el ars memoriae (arte de la memoria), acción originada por Simónides de Ceos en Grecia, mediante la cual se instruía a la memoria para recrear teatros y escenarios, que permitieran almacenar dentro de estos loci (lugares), palabras y objetos, así como imagines de lo finito digno de rememorarse hacia el futuro. Debido a la altísima capacidad de entrenamiento -por medio de la poesía, la retórica, la pintura, la mística, la ciencia y la filosofía-  se lograba generar réplicas mentales sobre escenarios a los que se podía acceder nuevamente mediante un recorrido visual, igual que si se mirase una fotografía con todas sus luces y sombras. La construcción de dichos escenarios se trasmitió por siglos hasta la invención de la imprenta, y sufrieron su evolución en el tiempo respecto a las nuevas modificaciones de la arquitectura y del pensamiento de cada época.


En segundo lugar, encontramos el tlapialitztli (término náhuatl para denominar la acción de preservar o conservar algo) perteneciente al México antiguo, y que entre otras cosas, se llevaba a cabo por medio de una incipiente forma de teatro prehispánico al que se le consideraba un acontecimiento sagrado y sobrenatural, que permitía la conexión metafísica entre los hombres y los dioses, haciendo del teatro una recordación de tradiciones y sucesos que permitían la renovación de los ciclos del universo. Miguel León Portilla, refirió a que la noción del teatro prehispánico se origina con la idea del espejo de obsidiana de Tezcatlipoca, ya que, al observar el dios a los hombres mediante su espejo como un espectador, aquellos decidieron construir a su vez el teatro como una representación en honor a él, ganando la gracia de los dioses y con la intención de que estos les mirasen.


Como se puede apreciar en ambas visiones, el teatro se convierte en un tipo de escenografía- imagen que representa múltiples dimensiones de lo real, tanto físicas como metafísicas, nutridas de prácticas que conciernen, a la poesía, la mística, el dibujo, la alquimia, la ciencia, la filosofía, la retórica, la magia, y lo sagrado. Ambos tipos de teatro, constituyen imágenes de una maquinaria humana, capaces de impresionar emociones, conocimientos e historia. Consideremos que en la cultura occidental la imagen ha sido importante, debido a que entendemos esta como "huella" o "índice" de algo que ha existido materialmente. Por su parte en Mesoamérica, la imagen producida mediante danzas, rituales y el teatro; funcionaría en tanto magia, significándose como "huella" de lo sagrado y metafísico que permite la renovación de los ciclos del universo. La magia se relaciona a su vez con la Fotografía como recuerda André Rouillé, ya que proviene condicionada más allá de un aparato o instrumento, desde la colectividad de un grupo mágico, es así, que "como en todas las creencias, la de la verdad documental de la fotografía requiere de condiciones particulares. Son estas las que permiten que un artefacto pueda equivaler a cosas y hechos de lo real, o pueda definirlos lo suficiente como para reemplazarlos simbólicamente."


II 

  La Fotografía

 

 

Este mundo, que no tiene en sí mismo sentido alguno, recibe su significación y su ser de otro mundo que lo dobla, o más bien, del mundo del que este no es sino un engañoso remedo.

Clément Rosset

 

 

A lo largo de su invención, quedará claro que la Fotografía es uno y muchos paradigmas a la vez; más allá de una técnica específica, la verdadera complejidad de su nacimiento tiene que ver con el surgimiento de dos posibilidades simultáneas y contradictorias: documentar una realidad y crearla. El escenario teatral igual que la cámara oscura, entendidos como aparatos estéticos, constituyen un paradigma dominante desde el cual poder comprender la posición del observador delante del mundo en una cultura, y constituye una representación simbólica del cosmos. Es en este punto, donde la Fotografía se relaciona principalmente con el Ars Memoriae- Tlapializtli, puesto que como resultado de tal binomio se constituyen "documentos culturales"que permiten definir rastros identitarios y de recordación, relacionados con la idea de "objetividad" y "naturalidad" implantados según los códigos de "visión" de cada cultura; al mismo tiempo que con cada nueva "reproductibilidad" de estos valores de visión, se posibilita un cierto doble para definir lo real. La existencia fundamental del doble, siguiendo las ideas del filósofo Clément Rossetconsiste en que lo real inmediato sólo puede ser entendido a partir de otro real que le confiere sentido y realidad, apuntando que es mediante los dobles, que encontramos un sentido de proyección más amplio a la frágil condición humana. 


Dentro de la idea de teatro clásico se entrelazan también elementos de la representación escénica que conformarán más adelante la esencia de la Fotografía, entre ellas, la acción de mirar y ser mirado. Para Roland Barthes, el acto de posar en la Fotografía influye necesariamente en la mirada y el pensamiento de aquel instante. Piénsese aquí en las primeras fotografías actuadas por Hipollyte Bayard en el ahogado de 1840 - que Laura González ha denominado el primer performance fotográfico-, en las que su autor refiere a la veracidad de su muerte constituida desde una ficción. Desde un punto de origen, el teatro y la Fotografía, comparten una "acción" que involucra tres factores principales: el actor que plantea una acción, el espectador participe de aquella actuación; y un escenario principal mediante el que un diálogo trasmite un objetivo, en este caso la recordación.

 


 

III

El Dibujo

 

  

El origen del dibujo y de la pintura dan lugar a numerosas representaciones que sustituyen la percepción por la memoria.(...) es como si la condición para dibujar fuera la imposibilidad de ver, como si solamente se pudiera dibujar sino se puede ver.

Jacques Derrida

 

 

 

El dibujo en esta serie es importante como elemento primario de abstracción subjetiva y objetiva del mundo. El investigador Victor I. Stoichitia, ha mencionado que el origen a toda representación se inicia con el dibujo de la sombra del hombre, la huella por contacto permitió la creación de un sustituto a lo perecedero. Los orígenes de la Fotografía a su vez, se encuentran trazados por un lápiz, tal como sucedería con los primeros intentos de Henry Fox Talbot por fijar mediante la linterna mágica y una línea el paisaje circundante. De igual manera, la denominada primera fotografía de Joseph Niépce vista desde la ventana en la Grass, no sólo parece un dibujo más que una fotografía en el sentido estricto, sino que dicha imagen tuvo que ser prácticamente re dibujada para que fuera visible a la percepción humana; es así que la primera fotografía de la historia, es en teoría un dibujo. De acuerdo con Geoffrey Batchen, "La muy buscada primera fotografía resulta ser la representación de una representación (...) Parece que, donde quiera que busquemos el punto de partida de la Fotografía, nos encontramos con esta extraña economía de aplazamiento, un origen siempre precedido por otro ejemplo fotográfico, más original pero nunca llega a hacerse del todo presente."

El presente proyecto constituye una investigación a largo plazo, en la que se desarrolla un estudio de dibujos fotográficos que reconstruye estos escenarios del teatro en la antigüedad pertenecientes a tratados de la memoria, códices prehispánicos, y documentos de hermetismo y filosofía. Haciendo una revisión sobre estos espacios metafísicos, se obtiene una visión real e imaginaria del tiempo y el espacio, que representa la manera en que se inscribía en ellos de manera subjetiva la historia personal, y de manera colectiva la historia objetiva. Finalmente, dentro de estos teatros figuran los deseos por crear una historia, la recordación de los ancestros, así como el intento de plantear la eternidad de las culturas pretéritas frente al irremediable transcurso del tiempo. Quedan latentes las siguientes preguntas sobre qué es la Fotografía: ¿memoria?¿representación? ¿dibujo? ¿documento? ¿ilusión? ¿sacralizado? ¿Magia? ¿tiempo?

Humberto Ríos,  2020